Los acantilados que encontró Philae…

Philae sigue subido en el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko al que ya se llama de forma coloquial “Chury”. La cámara OSIRIS que se encuentra en el orbitador Rosetta pudo tomar la siguiente imagen y comprobar los “rebotes” de la sonda Philae antes de posarse definitivamente sobre la superficie del cometa.

 

OSIRIS_spots_Philae

Crédito: ESA

El aterrizador  se posó sobre una zona bastante sombría por lo que sus baterías están exhaustas y solo podemos albergar la esperanza de que los paneles solares de Philae puedan recabar algo de energía cuando el cometa se aproxime mucho al Sol. En ese momento, podrían recargarse levemente las baterías y permitir al pequeño robot arrancar sus sistemas de nuevo y comunicarse con Tierra. Sabremos si eso ocurre en la próxima primavera de 2015.

Mientras tanto, disfrutemos de otra de las impresionantes imágenes captadas por una cámara de Philae y que un astrónomo amateur (Stuart Atkinson) ha procesado. En ella se aprecia un acantilado brutal con un dramatismo inigualable.

Qué inhóspito debe ser ese mundo…

ciffs2-754x1024

 Crédito: ESA/Rosetta/NAVCAM/Stuart Atkinson

 

El primer vuelo de Orion ha sido un éxito

Orion es la nueva nave que la NASA ha diseñado, fabricado (y ahora empieza a probar) para abrir una nueva etapa en la exploración espacial. Orion es una cápsula capaz de llevar personas (en principio, hasta cuatro) en su interior.

¿Qué hace a Orion una nave especial? Pues que es un artefacto diseñado para realizar viajes tripulados mucho más lejos en el Sistema Solar de lo que lo hemos hecho hasta ahora. Su diseño abre la puerta a la exploración tripulada de planetas como Marte o de asteroides.

El transbordador espacial fue una nave que realizó docenas de misiones exitosas pero sólo alcanzaba órbita baja, lo que se conoce como Low Earth Orbit (LEO) y que se encuentra tan solo unos pocos cientos de kilómetros por encima de la superficie terrestre. Por su parte, la misión Apollo que alcanzó la Luna fue capaz de llegar a nuestro satélite que se encuentra a una distancia de unos 300.000 km. Pues bien, Orion está diseñada para llevar a sus tripulantes a distancias mucho mayores. En el caso de la exploración de Marte, la distancia Tierra-Marte, en el punto de mayor proximidad, es de unos 60 millones de km y la nave no vuela en línea recta, por lo que hace un recorrido mucho más largo aún. Orion, por tanto, es una nave diseñada para recorrer millones de kilómetros en el espacio.

299746main_Orion

 La cápsula Orion ya lista para el primer vuelo. Credito imagen: NASA

Orion ha sido diseñado a semejanza de la cápsula Apollo con la que los norteamericanos llegaron a la Luna. Ha sido concebido para permanecer meses en el espacio (a diferencia también del transbordador que solo permanecía en vuelo semanas). Su estructura consta del ya clásico escudo térmico que permite la re-entrada a la Tierra como lo hacía la cápsula Apollo. Finalmente, la nave cae al mar donde es rescatada.

El plan para este primer vuelo de prueba de la cápsula era ser lanzado mediante un cohete Delta IV, hoy por hoy, el lanzador más potente de los que dispone NASA. Ya una vez en vuelo, se probarían los sistemas durante un periodo de unas cuatro horas durante el cual la nave realizaría dos órbitas a la Tierra. Finalmente, Orion realizaría una maniobra de reentrada en la atmósfera y caería sobre el océano donde un barco de la marina norteamericana lo recuperaría.

Pues ese plan ha sido ejecutado con precisión el día 5 de Diciembre de 2014. La nave ha alcanzado los casi 6000 km de altitud y ha cruzado dos veces el cinturón de Van Allen donde los equipos han sido probados bajo notables niveles de radiación.

orionmission

Crédito: NASA

La nave re-entró produciendo temperaturas en su escudo de 2200 grados. Poco después, los paracaídas se desplegaban y la nave se posaba sobre el océano  Pacífico donde era recuperada según lo previsto.

orion_parachutesLos tres paracaidas que proporcionan el frenado final a la cápsula ya desplegados. Crédito: NASA

La prueba ha sido considerada un éxito total y un hito en la exploración espacial puesto que es el primer test de vuelo de una nave diseñada para realizar el primer vuelo tripulado más allá de la Luna.

Y es que ya nadie oculta que el próximo objetivo de la NASA es Marte. El administrador de la NASA Charles Bolden ha afirmado “el vuelo de Orion es un enorme paso para NASA y una parte fundamental de nuestro trabajo como colonizadores del espacio profundo en nuestro viaje a Marte”.