El helicóptero marciano Ingenuity se encuentra en buen estado después del aterrizaje de Perseverance

Para continuar con la lista de buenas noticias que recibimos de Marte, el reciente informe sobre el Ingenuity, el pequeño helicóptero que está adosado al rover Perseverance, indica que se encuentra en buen estado.

El equipo de JPL está trabajando con los heaters (calentadores) disponibles para mantener un entorno térmico controlado en el pequeño aparato.

Por otra parte, se está estudiando el estado de las baterías así como la secuencia de carga más adecuada para las mismas. Son seis baterías de ión de litio. Ahora mismo, el rover proporciona energía a las baterías del helicóptero para su carga. Cuando el helicóptero se separe del rover, será su pequeño panel solar el encargado de cargar esas baterías.

El pequeño artilugio tendrá que soportar las gélidas temperaturas de Marte (hasta -90ºC) durante su misión nominal que es de un mes. Durante ese periodo sus operadores irán experimentando con el helicóptero realizando diferentes vuelos.

Este helicóptero es lo que, en el sector aeroespacial, se llama un demostrador de tecnología. Es un experimento de navegación autónoma en otro planeta que podría abrir nuevas puertas para la exploración remota de Marte pero también es una actividad que tiene mayores probabilidades de fallar que otras partes de la misión por lo novedoso y arriesgado de su actividad. Estos demostradores tecnológicos suelen ser diseños disruptivos que pretenden ser antecedentes de nuevas tecnologías. Si este experimento funciona, seguramente veremos nuevos helicópteros o drones explorando planetas en un futuro. Si falla, mejoraremos lo existente y a probar de nuevo.

En eso se basa la ingeniería espacial. Probar, fallar, aprender, cambiar, mejorar y, al final, siempre, llegar más lejos.

Perseverance ha aterrizado en Marte

El rover Perseverance ha aterrizado hace dos horas. Todos los sistemas de frenado, paracaídas y retrocohetes han conseguido llevar la nave con seguridad hasta la superficie de Marte

La nave ha obtenido la primera imagen que permite confirmar que el rover está sobre la superficie y que las comunicaciones funcionan. Ahora se irán probando sucesivamente los sistemas e instrumentos

En la imagen ya se ven algunas rocas de la superficie de Marte y la sombra del rover. Es una imagen realmente bella por su significado.

Perseverance Rover's First Image from Mars

Primera imagen obtenida desde el Perseverance sobre la superficie de Marte. Crédito: JPL/NASA

Es la segunda vez que JPL/NASA aterriza de esta forma en Marte. Han conseguido llevar un rover que pesa una tonelada hasta la superficie del planeta y depositarlo allí con toda suavidad para no dañar ninguno de sus delicados instrumentos.

A lo largo de las próximas horas se encenderán los instrumentos. Entre ellos la estación meteorológica MEDA para confirmar que está funcionando correctamente.

Parece que todo ha salido bien aunque hay que confirmar durante las próximas horas y días que los sistemas funcionan correctamente y que el rover está ubicado donde se esperaba.

Estemos atentos porque esta misión nos va a dar muchas alegrías…

El rover Perseverance llega a Marte ¡esta semana!

El rover Perseverance llegará este Jueves a Marte. Lo hace después de un viaje de 500 millones de km. Cuando se acerque a las proximidades del planeta, la máquina viajará a una velocidad de unos 20.000 km/h. Y, en ese momento, toca frenar…

Es el inicio de la denominada operación EDL (de Entry, Descent and Landing – entrada, descenso y aterrizaje). Una fase crítica en la que todas las operaciones a distintos niveles: unidades de control, comunicaciones, dinámica de vuelo, pirotécnicos, paracaídas, navegación y un sinfín más, deben de funcionar perfectamente para garantizar un amerizaje suave sobre la superficie marciana.

Son los llamados ‘7 minutos de terror‘. Un periodo de tiempo en el que la operación transcurrirá gobernada por sistemas automáticos implementados en la propia nave. Desde Tierra permaneceremos ‘ciegos’ durante ese tiempo. Cualquier señal de la nave tarda mucho en llegar a nosotros. Cuando nos lleguen las primeras informaciones sobre el estado de la nave aterrizada, ya todo habrá ocurrido hará minutos. Tampoco es posible enviar órdenes a la nave desde Tierra porque llegarían demasiado tarde. Cualquier orden desde nuestro planeta tardaría esos minutos en llegar a Perseverance.

Debido a esta imposibilidad de comunicar en tiempo real, la nave lleva un nuevo sistema inteligente de navegación. Es el llamado Terrain-relative navigation (algo así como navegación por análisis del terreno), un sistema que tomará imágenes de la superficie marciana y las comparará con un mapa de la zona que está almacenado en un computador del rover. El sistema tomará decisiones de forma autónoma para corregir el descenso y aterrizar en una zona segura. Este sistema permite conocer al rover su posición con respecto al suelo con una precisión de unos 40 metros. No está mal eso de recorrer 500 millones de km y colocar una nave en una zona con precisión de unas docenas de metros.

Aterrizaje por análisis del terreno. Un nuevo sistema que aumenta la precisión del aterrizaje. Crédito imagen: JPL/NASA

La etapa final del aterrizaje será como la que realizó el Rover Curiosity en 2012; una ‘grúa’ llamada Skycrane descolgará el rover cuando se encuentre a tan solo a unos 20 metros de la superficie. Esta operación debe realizar un aterrizaje extremadamente suave que garantice que los delicados sistemas mecánicos y electrónicos no son dañados por el impacto contra la superficie de Marte.

Representación artística de la grúa Skycrane. Crédito: JPL/NASA

Muy atentos a este nuevo hito de exploración espacial. Este segundo aterrizaje suave sobre Marte nos acercará un poco más al sueño de una misión tripulada al planeta rojo.