El rover Perseverance llega a Marte ¡esta semana!

El rover Perseverance llegará este Jueves a Marte. Lo hace después de un viaje de 500 millones de km. Cuando se acerque a las proximidades del planeta, la máquina viajará a una velocidad de unos 20.000 km/h. Y, en ese momento, toca frenar…

Es el inicio de la denominada operación EDL (de Entry, Descent and Landing – entrada, descenso y aterrizaje). Una fase crítica en la que todas las operaciones a distintos niveles: unidades de control, comunicaciones, dinámica de vuelo, pirotécnicos, paracaídas, navegación y un sinfín más, deben de funcionar perfectamente para garantizar un amerizaje suave sobre la superficie marciana.

Son los llamados ‘7 minutos de terror‘. Un periodo de tiempo en el que la operación transcurrirá gobernada por sistemas automáticos implementados en la propia nave. Desde Tierra permaneceremos ‘ciegos’ durante ese tiempo. Cualquier señal de la nave tarda mucho en llegar a nosotros. Cuando nos lleguen las primeras informaciones sobre el estado de la nave aterrizada, ya todo habrá ocurrido hará minutos. Tampoco es posible enviar órdenes a la nave desde Tierra porque llegarían demasiado tarde. Cualquier orden desde nuestro planeta tardaría esos minutos en llegar a Perseverance.

Debido a esta imposibilidad de comunicar en tiempo real, la nave lleva un nuevo sistema inteligente de navegación. Es el llamado Terrain-relative navigation (algo así como navegación por análisis del terreno), un sistema que tomará imágenes de la superficie marciana y las comparará con un mapa de la zona que está almacenado en un computador del rover. El sistema tomará decisiones de forma autónoma para corregir el descenso y aterrizar en una zona segura. Este sistema permite conocer al rover su posición con respecto al suelo con una precisión de unos 40 metros. No está mal eso de recorrer 500 millones de km y colocar una nave en una zona con precisión de unas docenas de metros.

Aterrizaje por análisis del terreno. Un nuevo sistema que aumenta la precisión del aterrizaje. Crédito imagen: JPL/NASA

La etapa final del aterrizaje será como la que realizó el Rover Curiosity en 2012; una ‘grúa’ llamada Skycrane descolgará el rover cuando se encuentre a tan solo a unos 20 metros de la superficie. Esta operación debe realizar un aterrizaje extremadamente suave que garantice que los delicados sistemas mecánicos y electrónicos no son dañados por el impacto contra la superficie de Marte.

Representación artística de la grúa Skycrane. Crédito: JPL/NASA

Muy atentos a este nuevo hito de exploración espacial. Este segundo aterrizaje suave sobre Marte nos acercará un poco más al sueño de una misión tripulada al planeta rojo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s