AstronomíaConCuchara ha capturado la conjunción

Ya tenemos fotografía de la conjunción de Venus, Júpiter y Mercurio en AstronomíaConCuchara. Los planetas están muy bajos y hay que esperar el momento justo, pero casi cualquier cámara digital permite hacer estupendas fotografías del evento.

En este caso, una sencilla cámara reflex ha sido suficiente para atrapar a los tres planetas entre nubes. Unos pocos segundos de exposición y, por supuesto, un trípode y ya tenemos la imagen de la conjunción para nuestra colección.

Conjuncion_ACC

Los dos planetas de abajo son Júpiter (a la izquierda) y Venus (derecha). Más arriba, Mercurio es también claramente visible.

Anuncios

Planeta x3, conjunción planetaria de Júpiter, Mercurio y Venus

Hoy y hasta primeros días de Junio, al atardecer y justo en el Oeste se puede apreciar una bella conjunción planetaria. Los planetas Venus, Júpiter y Mercurio están bastante alineados y se pueden observar poco después del ocaso del Sol y justo por la misma zona donde éste se ha ocultado.

De más a menos brillante, veremos a Venus, Júpiter y Mercurio.

Los planetas están bajos en el horizonte por lo que hay que buscar un sitio con el Oeste despejado.

A continuación mostramos cómo se verá la conjunción el día 25 de Mayo de 2013, aunque seguirá siendo atractiva durante unos pocos días más.

Conjuncion_25_5_13

¿Telescopios de espejos?

En realidad, los telescopios de espejos (llamados reflectores) se conocen y fabrican desde hace varios siglos. En concreto desde el s. XVII. Y es que ya por aquel entonces, se percataron de que, aparte de las lentes, los espejos también servían para dirigir la luz. Generalmente, se reconoce a Isaac Newton como el primer creador de un telescopio astronómico fabricado con espejos (1668), sin embargo, son conocidos también los avances al respecto varios años antes por parte del británico Robert Hooke.

newtons_telescope

Telescopio original de Newton (de ahí que llamemos newtonianos a este tipo de telescopio)

Es cierto que los telescopios que habitualmente vemos están fabricados con lentes que hacen que los rayos luminosos converjan en el plano focal formando la imagen. El telescopio de Galileo, al que se conoce como uno de los primeros de la historia, estaba hecho con lentes diminutas. Y aún hoy, los aficionados utilizan telescopios de lentes con toda normalidad.

Sin embargo, cuando lo que queremos es fabricar una lente de mayor diámetro que las que utilizan los aficionados, aparecen problemas serios. Y es que el vidrio que parece tan rígido, no lo es tanto cuando se fabrica una pieza de dimensiones notables. La aparente rigidez del vidrio se muestra parcialmente flexible y la lente se deforma ante su propio peso, perdiendo la forma y estropeando la imagen que genera. Hay una manera de evitar que la lente se deforme y es hacerla más gruesa, pero entonces, pesa más y el problema se agrava.

Además la fabricación de una lente requiere un proceso de pulido que es complejo y lento. Por si todo esto fuese poco, una única lente no basta para hacer un telescopio, sino que son precisas varias de ellas para eliminar la aberración cromática de que adolece una lente única. La aberración cromática no es tolerable en telescopios de alta calidad porque da lugar a imágenes con artefactos de colores en la imagen.

Yerkes_refractorEn definitiva, que entre finales del s.XIX y primeros del s.XX, se abandonó la construcción de telescopios de lentes (los llamados refractores) para uso profesional. En aquel tiempo, los profesionales empezaban a demandar  telescopios con diámetros de varios metros y nadie sabía cómo fabricar una lente de tal tamaño. En 1897 entró en operación el mayor telescopio de lentes que se encuentra aún funcionando, está en el observatorio de Yerkes (USA) y tiene 102 cm de diámetro. No hay ningún telescopio de lentes mayor que este de Yerkes y hasta que no se descubra alguna tecnología de fabricación novedosa, no lo habrá.

A primeros del s.XX, todos los ingenieros que diseñaban telescopios ya habían abandonado la idea de las lentes y pensaban únicamente en telescopios de espejos. Los telescopios de espejos de varios metros de diámetro son también susceptibles de deformarse, sin embargo, en este caso, se puede apoyar el telescopio sobre una base metálica muy rígida que lo sujete y que impide que se deforme. Además, los espejos de los telescopios astronómicos son distintos a un espejo común; en un espejo de cuarto de baño, la luz cruza el cristal, hasta que se encuentra con la superficie reflectante (que está pegada a la pared de nuestro baño) y refleja la luz por lo que los rayos luminosos tienen que volver a cruzar el vidrio que hay delante de la superficie reflectante (detalle de la derecha del diagrama de abajo). Sin embargo, en el espejo de un telescopio la superficie reflectante se encuentra delante del espejo, es decir, la luz no cruza vidrio alguno (tal y como muestra el detalle de la izquierda más abajo). Esto hace que se puedan fabricar espejos muy gruesos, lo que los hace muy rígidos, posibilitando la fabricación de grandes diámetros.

mirrors

En la actualidad, los espejos que utilizan los telescopios profesionales no están hechos de vidrio, sino que se fabrican con materiales avanzados como cerámicas y otros compuestos complejos con objeto de obtener una elevada rigidez y un bajo coeficiente de temperatura que pueda afectar a sus prestaciones ópticas. No importa que el material sea opaco, puesto que como hemos visto, los rayos de luz no lo cruzan. El espejo en sí es un soporte que sustenta una fina capa reflectante.

Una buena prueba de ello es unos de los mayores espejos monolíticos que se han fabricado; el espejo de 200 pulgadas (5 metros) fabricado para el telescopio de Monte Palomar (USA) que se muestra abajo.

palomarmirror

 Espejo monolítico de 5 m del telescopio Hale de Monte Palomar (USA)

A partir de los ocho metros de diámetro, la fabricación de estas enormes moles también se vuelve imposible, por lo que diámetros de telescopio mayores que esos ocho metros de diámetro requirió dar otro paso más en el avance de la tecnología de espejos para telescopio. La solución fue, aparentemente, sencilla; fragmentemos el espejo. Los espejos de los telescopios más grandes del mundo son espejos fragmentados. Típicamente, un conjunto de hexágonos unidos unos con otros hasta conformar una superficie equivalente a un único espejo. Este tipo de espejo llevaba asociado el problema de orientar cada espejo hasta conseguir una superficie equivalente a la curvatura de un espejo monolítico. Afortunadamente, para entonces, la electrónica y los actuadores de precisión estaban maduros para encargarse de esa tarea de forma eficaz. Los telescopios de gran tamaño que se están diseñando ya, como el E-ELT europeo, dispondrán de este tipo de espejos segmentados.

800px-Salt_mirror