¿Qué origina las lluvias de estrellas fugaces?

No son muchos los fenómenos astronómicos que llaman la atención de los grandes medios de comunicación como la radio, TV o periódicos. Sin embargo, uno que suele ser habitual en estos medios son las famosas lluvias de estrellas fugaces.

Para comprender estas lluvias, primero hay que saber qué es una estrella fugaz. Y eso si que es fácil de explicar, una estrella fugaz es una pequeña partícula de polvo o pequeña roca (denominada meteroide) de unos pocos milímetros que, al entrar en las capas altas de la atmósfera de la Tierra, produce un fenómeno luminoso por ionización del aire que encuentra a su paso y por emisión luminosa al sufrir un elevado calentamiento repentino. Esos fenómenos luminosos son los llamados meteoros.

La mayor parte de las estrellas fugaces son fruto de partículas con tamaños entre unas pocas decenas de micras (la milésima parte de un milímetro) y unos pocos milímetros. Sin embargo, a veces se pueden dar fenómenos mucho más luminosos cuando la partícula alcanza varios centímetros de tamaño. Si la partícula entrante tiene algún metro, puede llegar a la superficie de la Tierra (son los llamados meteoritos) con efectos devastadores.

perseids97_rickjoe

Una imagen de una estrella fugaz perteneciente a la lluvia de las Perseidas en el año 2001. (Crédito de Rick Scott&Joe Orman)

Estas partículas que originan las estrellas fugaces pueden encontrarse deambulando a lo largo y ancho del Sistema Solar, fruto de excedentes de formación del propio sistema, productos de colisiones entre cuerpos del cinturón de asteroides, etc. Sin embargo, las lluvias de estrellas fugaces están originadas por unos elementos muy particulares del Sistema Solar, cuerpos que van arrojando millones y millones de partículas de todos los tamaños al acercarse al Sol; son los cometas.

Los cometas son objetos de polvo, roca y hielo que se calientan cuando se acercan al Sol y, en ese momento, van sembrando su órbita de lo que podíamos llamar “basura cometaria”. Esa basura quedará distribuida a lo largo de la órbita del cometa, si la Tierra por su movimiento de traslación, cruza esa zona por la que anteriormente pasó el cometa, entonces se produce la lluvia de estrellas fugaces puesto que entrarán millones de partículas en la atmósfera terrestre.

El observador terrestre, percibe la lluvia de estrellas como una sucesión de estrellas fugaces (a veces solo unas pocas por hora, otras más de cien sucesos por hora) en una determinada dirección de la bóveda celeste.

El punto del cielo de donde parecen salir las estrellas fugaces es el llamado radiante, ese punto es donde se encuentra la mayor densidad de materia desechada por el cometa. El radiante se identifica con la constelación que hay en ese punto del cielo y así se llamará a la lluvia de estrellas fugaces en cuestión. Así hablaremos de las Perseidas, puesto que su radiante es en la constelación de Perseo, de las Leónidas, cuyo radiante es la constelación de Leo, etc.

perseids_over_dome

Una imagen de larga exposición que ha permitido recoger varias estrellas de la lluvia de las Perseidas. (Crédito: David A. Harvey)

La lluvia más famosa del año es la de las Perseidas, que siempre ocurren a mediados del mes de Agosto y que es visible en el hemisferio Norte. Se sabe que esta lluvia está originada por los restos que el cometa Swift-Tuttle ha dejado en mitad de la órbita de la Tierra y que nuestro planeta cruza esa zona de desecho cometario hacia el mes de Agosto, por lo que todos los años, a mediados de ese mes, podremos disfrutar de esa lluvia de estrellas fugaces.