El fin de la misión Rosetta

La misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) va a finalizar hoy cuando se haga chocar la nave contra el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Image result for rosetta mission

Rosetta. Crédito: ESA

la En su momento, se estudió cual era la mejor opción para la nave. Por una parte, se podía dejarla orbitando alrededor del planeta con los sistemas electrónicos en hibernación durante el viaje del cometa por el exterior del Sistema Solar. Cuando el cometa volviese, en unos años, al interior de nuestro sistema, se procedería a reactivarla para volver a hacerla trabajar.

La otra opción era realizar un descenso controlado sobre la superficie del cometa e intentar obtener toda la información científica posible durante ese momento único.

El estudio concluyó que, si se permitía que Rosetta transitase hibernada por la zona exterior de la órbita del cometa, la electrónica y sistemas de la nave podrían resultar probablemente dañados por el frío extremo de espacio profundo por el que circularía. La opción elegida fue la del descenso programado.

Rosetta fue lanzada en 2004. Tras un viaje de unos diez años, el aparato llegó al cometa, una roca de unos 4 Km de tamaño. La nave fue orientada para quedar en órbita alrededor del cometa, y así permanecería durante muchos meses para ir tomando imágenes y diferentes medidas del cometa desde todos los ángulos posibles.

En Noviembre de 2014, Rosetta libera a Philae, una sonda de cien kilogramos que debía aterrizar sobre la superficie del cometa mientras que su nave nodriza continuaría en órbita alrededor de la amorfa roca. El aterrizaje fue emocionante ya que los arpones que tenía la sonda para quedar anclada al cometa no funcionaron bien y la nave rebotó un par de veces por la superficie rocosa. Sin embargo, al final, Philae consiguió aterrizar y enviar datos científicos a la nave Rosetta y desde allí a Tierra.

El lugar donde, finalmente, había caído la pequeña sonda no era muy favorable para cargar sus baterías mediante los paneles solares, por lo que, unas horas después del aterrizaje, la comunicación entre Philae y Rosetta quedó interrumpida.

Philae quedó incomunicada durante meses. Sin embargo, en Enero 2015 Rosetta recibió una breve comunicación indicando que Philae había conseguido funcionar durante un breve periodo de tiempo. La última comunicación que se recibió de la sonda fue en Julio 2015.

Durante meses, Rosetta siguió orbitando el cometa mientras Philae yacía inactivo sobre su superficie. En Septiembre 2016, llega la noticia de la identificación de Philae en una fotografía de alta resolución desde Rosetta. En la imagen se observa lo escarpado del terreno y cómo la sonda quedó en una pequeña brecha del terreno, muy protegida de la luz solar, lo que hacía muy difícil recargar sus baterías. Lo sorprendente es que el pequeño artilugio no se hiciese añicos sobre ese terreno tan hostil.

Philae found! Credit: ESA / Rosetta Mission

Finalmente, hoy 30 de Septiembre de 2016 se procederá a hacer que Rosetta choque con la superficie del cometa que ha estado observando durante mucho tiempo.

La caída será de unos 19 Km, con una velocidad de aterrizaje estimada de un metro por segundo. Una vez la nave esté sobre la superficie del cometa, se procederá a configurarla en modo seguro para minimizar la actividad de la misma, desactivar sistemas, etc. Por directivas de radio-emisión internacionales, se procederá a “pasivar” la nave, apagando sus transmisiones de radio. Con ello, la misión estará concluida.

Durante el descenso, se esperan tomar datos científicos adicionales e imágenes de proximidad. Se espera que las mejores imágenes se adquieran desde unos cien o cincuenta metros de altitud.

La ESA mantendrá información puntual mediante su página rosetta.esa.int vía emisión en vivo https://livestream.com/ESA/rosettagrandfinale y a través de página ESA’s Facebook page.

¡Suerte con el cometaje!