ALH84001: Un trozo de Marte en la Tierra (capítulo II)

800px-ALH84001_structures

Mckay y sus colegas de la NASA presentaron los resultados con gran estruendo mediático. Incluso el presidente Clinton se vio envuelto en el anuncio de los resultados sobre ALH84001 el día 7 de Agosto de 1996.

Esgrimieron un total de cinco líneas de investigación sobre el meteorito marciano. Todas ellas podían ser justificadas por mecanismos que no involucraban la vida. Sin embargo, la combinación de las cinco hacía mucho más difícil explicar un origen no biológico de ciertas estructuras.

Apartaremos las cuatro primeras líneas o bloques de resultados que presentó Mckay para ir directamente a la quinta línea de análisis y que involucra a la ya famosa imagen. En ella, una imagen de microcopio electrónico de barrido, aparecían formas tubulares muy parecidas a las bacterias barriformes que conocemos en la Tierra aunque eran mucho más pequeñas, del orden de un virus humano.

La batalla estaba servida. Los microbiólogos insistían en que las estructuras eran muy parecidas a las bacterias terrestres aunque presentaban problemas de escala. Los expertos en síntesis mineral aseguraban que había procesos minerales que daban lugar a ese tipo de nanocristales. En algunas arcillas terrestres se presentan esas formas, aseguraban.

Después, la tormenta; polémica, solicitud de fragmentos del meteorito para ser analizados por equipos independientes, más polémica, sospechas de contaminación biológica terrestre, …

Se abren frentes de todo tipo como el de la preparación de la muestra que se introduce en el microscopio electrónico. El microscopio requiere dicha preparación que consiste en depositar una fina capa de material sobre la muestra, un “coating” que se aplica a la muestra y que consiste en alguna sustancia conductora como carbón, oro o paladio. Esa pequeña capa de preparación, de unos 20 nanometros, hace que las estructuras parezcan cosas que no son, como se muestra en las imágenes abajo.

nanofossils_yes_or_notMuestra sin tratar

nanofossils_yes_or_not2

Muestra preparada con una capa de material conductor

 

Mckay rechazaba esta posibilidad de corrupción de los resultados porque habían detectado estructuras segmentadas, con anillos, y esa apariencia no la podía crear la deposición de material durante la preparación de la muestra.

En 2010, el equipo de Mckay edita un nuevo estudio y asegura que los nuevos resultados avalan más que nunca la hipótesis biológica. Sus detractores siguen afirmando que se trata de carbonatos que se ha formado mediante procesos no biológicos. El debate sigue abierto aunque lo cierto es que la comunidad científica no avala los resultados de Mckay y su equipo.

Mckay fallece en Febrero de 2013.

En 2014, NASA reabre el debate de la vida en Marte con un nuevo anuncio en el que afirma que un equipo de investigadores (entre ellos Everett Gibson, un miembro del antiguo equipo de Mckay) del JSC (Houston) y JPL (Pasadena) han emitido un paper encontrado evidencias de agua en otro meteorito de origen marciano. El meteorito es Yamato 000593, una pieza encontrada por una expedición japonesa a la Antártida.

140228103206-large

 Microestructuras encontradas en el meteorito Yamato 000593

El estudio menciona la detección de dos características distintivas en este caso. Por un lado, se han encontrado microtúneles semejantes a los que se pueden encontrar por la acción de bacterias en basaltos terrestres. En segundo lugar, se han encontrado esferas de carbonatos entre las capas de silicatos. Estas esferas también fueron encontradas en un meteorito marciano recogido en 1911 en Egipto y que presenta también similitud con dinámicas bióticas que se conocen en nuestro planeta.

De nuevo, no se puede afirmar que sean pruebas concluyentes sobre la presencia de vida en el Marte. El debate sigue pues, abierto.

Un paso más en la búsqueda de agua y de vida en el planeta rojo a través de las únicas muestras de material marciano de que disponemos ahora mismo; los meteoritos marcianos.

 

Volver al capítulo I de “Un trozo de Marte en la Tierra”

Anuncios

Un pensamiento en “ALH84001: Un trozo de Marte en la Tierra (capítulo II)

  1. Pingback: ALH84001: Un trozo de Marte en la Tierra (capítulo I) | AstronomiaConCuchara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s