La máquina terrestre más lejana

Muchas han sido las máquinas que hemos lanzado fuera de nuestro planeta. Exceptuando las misiones Apollo que alcanzaron la Luna, y otros vuelos tripulados alrededor de nuestro planeta, la mayor parte de ellas han sido eso, máquinas, robots automatizados con cámaras, computadores, instrumentación científica y medios de radio que permiten la comunicación con la Tierra.

La mayoría de estos aparatos se encuentran en órbita alrededor de nuestro planeta. Estimaciones recientes hablan de entre ocho mil y diez mil satélites orbitando la Tierra. Muchos de ellos son satélites cuya vida útil ha finalizado y entre quinientos y un millar son los identificados como operativos.

También hemos lanzado muchas sondas fuera de nuestro planeta, con objeto interplanetario, es decir, de alcanzar otros planetas del Sistema Solar, buscando un encuentro con un cometa o para observar el Sol. Hemos sido capaces de realizar aproximaciones bastante cercanas a todos los planetas del Sistema Solar e incluso hemos aterrizado aparatos en varios lugares del Sistema Solar. Marte, Venus o la luna de Saturno, Titán, han sido lugares donde sondas humanas han aterrizado y han sobrevivido para enviar datos a la Tierra.

Sin embargo, hay un caso especial. Una sonda lanzada en la década de los setenta que tiene el honor de ser el engendro humano más alejado de nuestro planeta. Se trata de la sonda Voyager 1.

 

voyager1

Un modelo a escala de la Sonda Voyager en el museo del JPL – California U.S.

La sonda Voyager 1 y su hermana, la Voyager 2 fueron lanzadas en el mes de Septiembre de 1977 y entre las dos han visitado los planetas exteriores Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

La misión principal de la Voyager 1 era hacer aproximaciones cercanas a Júpiter y Saturno y aprovechar el tirón gravitatorio que le proporcionaba dichas aproximaciones para salir expulsadas al exterior del Sistema Solar.

El buen funcionamiento de la sonda y la eficaz fuente de energía radiactiva (tan alejados del Sol, los paneles solares no son válidos) han hecho que la misión sea extendida hasta nuestros días con objeto de poder estudiar la zona exterior del Sistema Solar, donde se acaba la influencia de nuestra estrella y comienza el espacio entre las estrellas. Es la llamada Heliopausa.

Aunque hay opiniones encontradas sobre si Voyager 1 ha abandonado formalmente el Sistema Solar o no, lo que si podemos afirmar es que es la sonda artificial humana más alejada de la Tierra y que se encuentra en el límite de la heliopausa, donde el viento solar pierde presión y comienza el espacio entre estrellas, el espacio interestelar.

En el año 1990, a petición del gran científico y divulgador Carl Sagan, la sonda Voyager 1 volvía su cámara hacia atrás y tomaba la siguiente imagen. La imagen, titulada ‘Pale Blue Dot’ (Punto azul pálido), fue galardonada por encontrarse entre las diez mejores imágenes científicas de todos los tiempos.

bluepaledot

El pequeño punto que se ha indicado en la imagen, poco más que un pixel, es nuestro planeta. Es la Tierra, observada desde una distancia de seis mil millones de kilómetros cuando la sonda se dirigía hacia el exterior del Sistema Solar. Una imagen para reflexionar sobre nuestro papel en el Universo y un auténtico baño de humildad. Basta alejarse un poco, solo un poco de nuestro planeta, para percibir que no somos más que un pequeño punto en la inmensidad del espacio.

Anuncios

2 pensamientos en “La máquina terrestre más lejana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s